viernes, 19 de junio de 2009

Una de vampiros

La semana pasada tuve un ratillo libre y me fuí directo al cine a ver una peli que tenía muchas ganas de "videar", que diría nuestro amigo Alex Delarge.
Déjame entrar es una atípica peli de vampiros. Lenta, que no pesada, gris como una tarde invernal en un suburbio de Estocolmo donde tiene lugar la historia de Oskar, un inadaptado chico de 12 años que empieza a entablar una amistad con esa chica tan rara que se acaba de mudar al piso de al lado.
No cuento más, pero desde aquí la recomiendo si quereis pasar un buen rato de cine.
Gran trabajo de la joven pareja protagonista de la que destaco la impresionante mirada de la chica.
Y además cuenta con una magnífica banda sonora, abran sus orejas y disfruten.