martes, 7 de abril de 2009

Se fué por la gatera (off-topic)


Hoy haré una excepción y hablaré de mi Betis o mejor dicho de su ex-entrenador y de lo que se cuece en el vestuario.
Tras servir de apagafuegos y salvar al Betis del descenso en dos temporadas a Chaparro le dieron el premio de dirigir el proyecto de equipo desde un principio.
Se suponía que conocería el mal del equipo, lo que viene haciendo que el Betis flirtee con el desastre (como dirían los Molly Hatchet) en los tres últimos años cuando tenía plantilla para no pasar ningún apuro.
Pues no. Llevábamos viendo que la parte más floja del equipo era el eje de la defensa, con un Juanito de vacaciones permanentes (que dirían los Aerosmith) desde el segundo año de Serra y con el resto de zagueros con un nivel bajísimo y otros que no contaban con la confianza del entrenador de turno como Lima.
Sorprendentemente para crear el nuevo Betis 2008-09, Chaparro no pide ningún central y convierte a un mediocre Arzu, el que llamó "hijos de puta" a los béticos en cierta tarde, en la piedra angular del equipo (ha jugado más minutos que nadie). Lo mismo hace de central que de centrocampista con igual suerte en ambas posiciones. Nulidad total a trote cochinero.
En otros foros yo ya decía desde hacía mucho tiempo que la solución al grave problema del Betis no consistía en traer a grandes jugadores, sino en hacer una limpia del cáncer del vestuario, de la mafia, de los canCeranos que hacen y deshacen a su antojo, de los que fueron capaces en su día de hacerle la cama a uno de los más grandes entrenadores de la historia del Betis: D. Lorenzo Serra Ferrer. Recuerden el 5-0 en Málaga o la vergonzante derrota en Vitoria, por poner un par de ejemplos.
Y concretamente este verano volví a predecir lo que pasaría si no se usaba el zotal en el vestuario.
Cuando hay una manzana podrida en el cesto, ésta acaba pudriendo a las demás y no se soluciona nada metiendo más manzanas, sino tirando a la basura a las que están podridas.
En el haber de Chaparro está el haber conseguido que Lopera no le colara ningún desecho de tienta y el nivel de los nuevos fichajes es más que notable (Aurelio, Emaná, Nelson, Sergio García, Oliveira) y eso hay que agradecérselo al "Mick Jagger de Triana". Pero precisamente esa ha sido una de las razones de peso que han acabado con él: ha conformado una buena plantilla y no ha sido capaz de sacarle un mínimo rendimiento.
No entiendo como Chaparro conociendo los bueyes con los que araba no fue capaz de poner solución al grave problema que los béticos llevamos padeciendo desde hace años.
Pudo hacerlo pero no lo hizo. Pudo haber dicho qué es lo que pasa en el vestuario, pudo haber sido el único en haber desenmascarado a los bandoleros de calzón corto, explicar a los béticos por qué pasan entrenadores de primer nivel (Irureta, Serra, Luís Fernández) y todos fracasan sin excepción. Pudo hacerlo, pero no lo hizo y ahora se va por la gatera.
Quizás un castigo demasiado fuerte para lo que dicta el fiel de la balanza entre lo bueno y lo malo que Chaparro hizo por el Betis.